lunes, 15 de mayo de 2017

EBAU 2017

Acceso a la universidad  (EBAU, 2017).

- Calendario de acceso (junio y julio, 2017)
- Horario pruebas junio.
- Horario pruebas julio.
- Solicitud de inscripción (alumnos procedentes de Bachillerato).
- Solicitud de inscripción (alumnos procedentes de CF).
- Instrucciones para los alumnos (EBAU, 2017).
- Consejos para preparar la asignatura de Historia de España.

- Guía de acceso a la UEX.
Tabla de poderaciones (2017).


"Nunca consideres el estudio como una obligación, sino como una oportunidad para penetrar en el maravilloso mundo del saber." 
 (Albert Einstein, 1879/1955).

IES Luis Chamizo.
Dto. de Geografía e Historia.
Avd. Vegas Altas s/n 
(06400, Don Benito)
Badajoz.
tf:  924 02190

viernes, 5 de mayo de 2017

La gran historia de la guerra civil española (1936 - 1939)



La Gran Historia de la Guerra Civil es la primera gran serie documental que aborda la contienda española, no solo desde su perspectiva política y militar, sino también desde sus implicaciones internacionales. Una guerra a la que se sumaron naciones que, con su intervención, cambiaron no solo el destino de este país, sino también el orden internacional, en la antesala de la II Guerra Mundial. 

La Guerra Civil Española fue la última guerra de ideales, donde españoles y extranjeros lucharon por imponer sus modelos políticos y sociales para los nuevos siglos. Por primera vez, hombres de más de 20 nacionalidades vinieron a España a luchar por sus ideas. Fue el fin de una forma de hacer y sentir la guerra entre los pueblos y abrió una nueva concepción de las guerras modernas, donde la tecnología y las tácticas militares cambiaron definitivamente la forma de entender la guerra. España resultó de vital interés para las potencias europeas a la hora de evaluar el rendimiento de nuevos armamentos y tácticas para la contienda mundial en ciernes... 

jueves, 4 de mayo de 2017

Dimensión internacional del conflicto.

La Guerra Civil española (1936-1939) se inició con la sublevación del general Yagüe en Melilla el 17 de julio, al que se unieron Goded y Franco, poniéndose este último al frente del Ejército en Marruecos. 

Desde el 20 de julio el país quedó dividido en dos zonas enfrentadas: zona sublevada o franquista y zona republicana.

La evolución política en el bando republicano se inició con la dimisión del gobierno de Casares Quiroga, siguieron los de Martínez Barrio y José Giral. En septiembre 1936 es nombrado Largo Caballero, se aprobó el estatuto de autonomía de Euskadi, y en noviembre el Gobierno se traslada a Valencia. Se nacionalizaron industrias (CAMPSA) y las compañías ferroviarias, se controlaron bancos, y se colectivizaron empresas.

En mayo 1937 Negrín formó un nuevo Gobierno, que trasladó a Barcelona. A pesar de la caída del frente Norte y las derrotas de 1938, Negrín pide resistir provocando conflictos internos que desembocaron en el golpe de Estado liderado por Casado y Besteiro (marzo 1939). La caída de Barcelona y Madrid provocó el hundimiento republicano.

La evolución política en el bando franquista, estuvo marcada por la muerte de Sanjurjo, y liderazgo de Franco. Se crea la Junta de Defensa Nacional (Burgos). Franco es nombrado Generalísimo y Jefe del Estado español. Se disuelve la Junta de Defensa Nacional, y Franco crea la Junta Técnica del Estado. Recibe el apoyo de la Iglesia, se convierte en Caudillo. En abril de 1937 decretó la unión de falangistas y carlistas en FET de las JONS.

EL 30 de enero de 1938, se formó el primer Gobierno, en el que Franco era el presidente y Jefe del Estado, es decir asumía el poder del Ejército, el partido, el Gobierno y la Administración. Elaboraron una legislación reaccionaria: Fuero del Trabajo, magistraturas de trabajo y sindicatos verticales; restableció la pena de muerte y en febrero de 1939 se promulgó la Ley de Responsabilidades Políticas.

A nivel internacional, la Guerra Civil española (1936-1939), obligó a las grandes potencias a adoptar posiciones individuales y colectivas, ya que se convirtió en un conflicto de trascendencia internacional. La Sociedad de Naciones constituyó un Comité Internacional de No Intervención, aunque resultó ineficaz.

La ayuda que recibió el ejército franquista vino de: Alemania con la Legión Cóndor, Italia con aviones y el Cuerpo de Tropas Voluntarias. Alemania e Italia prestaron ayuda por la necesidad de realizar una puesta a punto cara a la guerra mundial que se avecinaba, porque simpatizaban ideológicamente con los sublevados, y por la posibilidad de ejercer influencia sobre un nuevo aliado. En menor medida recibió apoyo de Portugal (Legión Viriato), y de Irlanda (Legión de San Patricio). El Estado Vaticano reconoció el régimen en 1937.

El Gobierno republicano contó con el apoyo de las Brigadas Internacionales, 50.000 combatientes que provenían de hasta 70 países; el de la URSS con la entrega de armamento, que la II República pagó con el oro del Banco de España (oro de Moscú); la pequeña ayuda de México con municiones y acogiendo a exiliados.

Los gobiernos conservadores de Gran Bretaña, se abstuvieron de apoyar a la II República, promoviendo una política de apaciguamiento hacia los fascismos, para evitar un conflicto europeo. Francia alentó la adhesión al Gobierno republicano, pero sin pronunciamiento oficial para no levantar las iras británicas y el miedo a provocar a Alemania; limitándose a cerrar las fronteras para que no entrase armamento.

Las razones que dio Estados Unidos para mantenerse neutral, fueron no alentar el “comunismo europeo”. Intelectuales y artistas se involucraron y acudieron a España, como Hemingway, G. Bernanos y Robert Capa.

La Guerra Civil tuvo un balance trágico para España, con una serie de consecuencias:
Demográficas. Hubo unos 500.000 muertos, 50.000 ejecutados al acabar la guerra, y unos 500.000 exiliados Se produjo un retroceso en la población urbana, debido al desmantelamiento de la industria y servicios.
Culturales. El exilio de escritores, científicos, profesionales… fue demoledor para la cultura española.
Económicas. La ganadería se redujo un 60%, la producción agrícola bajó un 25%, la inflación multiplicó por diez los precios, la producción industrial no se recuperó hasta 1950. España no pudo beneficiarse del Plan Marshall.
Política interior. Se estableció una dictadura militar. La Ley de Responsabilidades Políticas (1939), envió a cárceles y campos de concentración a combatientes republicanos que no se exiliaron.
Política exterior. El compromiso con los regímenes fascistas hasta 1942 y la condena de la ONU (1946) al régimen recrudeció el aislamiento, hasta los acuerdos con Estados Unidos (1953) y la entrada en la ONU (1955).
Morales. Por lo sufrido en la guerra, represión posterior, y clima de revancha y de persecución.

miércoles, 3 de mayo de 2017

DISCURSO DE MANUEL AZAÑA EN LA UNIVERSIDAD DE VALENCIA, PRONUNCIADO EL 18 DE JULIO DE 1937. 
   
     En el mes de julio de 1936 había en España un régimen político legítimo, reconocido por todas las potencias del mundo y en buena paz y amistad con todas ellas (…).
     En tal situación, un día del mes de julio del año 36 estalla en España una rebelión. Un partido político o varios grupos políticos que no estaban conformes con la política republicana ni con la propia República (y hasta ahí estaban dentro de su derecho), resuelven derrocar la República y cambiar por la fuerza la política nacional; y tomando como arma para realizar sus designios a una gran parte del ejército español (y ahí ya empieza el delito), se rebelan contra el régimen republicano.
     Tal como aparecía el suceso, en sus formas, en sus fines y en sus fuentes, para el Estado español el hecho era una alteración gravísima del orden público, un problema formidable de paz interior; pero no era más.
     (...) Pasamos unos días críticos, y la rebelión, vencida en Madrid, vencida en Barcelona, abortada en Valencia y en otras regiones, vencida también en el Norte, estaba moral y casi materialmente derrocada. Si la rebelión, la perturbación gigantesca del orden público en España, no hubiera tenido más que los elementos y las fuerzas y los fines que demostró el primer día y en los días inmediatos, hace ya muchos meses, a las pocas semanas de su comienzo, que la rebelión se habría agotado.
     A estas alturas, a esta distancia del origen, no creo que quedará una sola persona en el Mundo, que conozca los asuntos de España, que pueda negar que sin el auxilio de las potencias extranjeras, la rebelión militar española habría fracasado.
     (…) La guerra está mantenida, pura y exclusivamente, no por los militares rebeldes, sino por las potencias extranjeras, que sostienen una invasión clandestina contra la República española.”

Señala y contextualiza las ideas fundamentales del texto, y relaciónalas con la dimensión internacional de la guerra civil y la importancia de la intervención extranjera en el desencadenamiento y desarrollo de la guerra.